[[filosofia:santayana]]

Comentario al Libro - El Sentido de la Belleza de George Santayana.

“Nadie elige su vivienda, su vestido o sus compañeros sin atender al efecto que puedan tener en sus sentidos estéticos.”1)

Esta es una de las frases que considero polémicas del libro de Santayana: El sentido de la belleza. Santayana afirmara en este texto que los sentidos, y en si el sentido de la belleza es el medio que tenemos decidir sobre las acciones de nuestra vida, el sentido de la vista, para quien la tenemos es fundamental para relacionarnos con el mundo, por lo general no seleccionamos algo que nos acompañara por mucho tiempo si no es agradable a nuestros ojos.

“Las cosas son interesantes porque nos ocupamos de ellas, e importantes porque las necesitamos. (…) si nuestra inteligencia no estuviera al servicio de nuestras pasiones, llegaríamos a dudar, en la indolente libertad del ensueño, de que dos y dos fueran cuatro”.2)

Tomando lo anterior como una máxima promulgada para el autor que nos llevara por el campo del balance entre la inteligencia del hombre y sus sentidos, decir que las cosas son interesantes por que nos ocupamos de ellas, es una sentencia estética, teniendo en cuenta, que las cosas nos parecen interesantes por que nuestros sentidos las consideran bellas, lo que es interesante es bello. así pues Santayana formulara una teoría estética ligada a la imaginación, al ensueño y a la razón practica.

En Santayana encontramos una filosofía de lo bello y de apreciación de lo bello, que tiene que ver con nuestra condición volitiva y apreciativa, esto es posible ya que en Santayana la belleza es un valor, que se acomoda a nuestra naturaleza volitiva y apreciativa, esto no quiere decir que nuestra naturaleza esta limitada a estos dos aspectos, aunque Santayana se aleja de las filosofías tradicionales de la belleza que en ocasiones parecen no necesitar de ella, en Santayana nuestra inteligencia se acomoda a nuestra naturaleza volitiva y apreciativa.

La belleza solo existe en la percepción por que en ella se juntan el objeto bello y la conciencia de goce. Objetificar consiste en proyectar algo hacia afuera, cuando en realidad es algo de nosotros mismos, de nuestra naturaleza de la propia conciencia, la emoción o el sentimiento placentero son la propia justificación de la belleza.

No hay razón para preguntar por que tal emoción es bella, ante lo bello no se hace la pregunta por el por que, tal como dicen: Kant y Platón, la filosofía de lo bello, es una filosofía de la contemplación, y Santayana es una filosofía del deseo y de la apreciación de lo bello, y en este tipo de filosofías la experiencia es fundamental, si no se quiere destruir la belleza se evita preguntar por el por que.

La belleza existe por la misma razón que existe el objeto que es bello o el mundo en que se hace el objeto, por ejemplo cuando estamos ante un paisaje o que contemplamos algo, nosotros estamos dotados del sentido de la belleza y para Santayana esa dotación no acarrea mal alguno a nuestra naturaleza, es un factum de la naturaleza volitiva y apreciativa del hombre, la belleza es una experiencia y no hay nada mas que decir sobre eso. Es mejor sentir la belleza que explicarla, eso significa que a pesar que tratemos de hacer una teoría sobre su naturaleza.

“… la belleza está constituida por la objetificación del placer. Es placer objetificado.”3)

La belleza es un valor positivo, y esto significa presencia de algo bueno, la ausencia de bienes estéticos es un mal moral, una vida sin belleza es una vida sin dignidad moral.

La belleza es un valor positivo, es un bien ultimo, la belleza no es placentera por lo útil para algo, sino por la percepción inmediata en el que se experimenta su placer.

En la conclusión del libro dice que la belleza existe por la misma razón que existe el objeto que es bello o el mundo en que se halla el objeto, cuando estamos ante un paisaje o que contemplamos a ambos, y como estamos dotados del sentido de la belleza… la belleza es una experiencia y no hay nada mas que decir sobre eso, es decir, es mejor sentir la belleza que explicarla, esto quiere decir que sobre la belleza nadie tiene la ultima palabra, por que la belleza es un valor positivo, es decir, presencia de algo bueno, la ausencia de bienes estéticos es un mal moral, la belleza es un valor positivo, es un bien ultimo, proporciona satisfacción a una función natural, proporciona satisfacción a una capacidad de nuestro espíritu. como percepción, con la belleza objetivamos muchos elementos gracias a los cuales nos relacionamos con las cosas como si sus cualidades fueran de ellas y no impuestas por nuestra conciencia.

“La belleza parece ser, por tanto, la manifestación más transparente de la perfección y la mejor evidencia de su posibilidad. Si la perfección es como debería serlo, la última justificación del ser, podemos entender el fundamento de la dignidad moral de la belleza. La belleza es garantía de una posible conformidad entre el alma y la naturaleza: y en consecuencia, un fundamento de fe en la supremacía del bien.”4)

Ahora teniendo en cuenta las consideraciones anteriores sobre la teoría de la belleza de Santayana, se debe hablar un poco de sus funciones, una de sus funciones que me parece fundamental, es la de hacer de puente entre lo real y lo imaginario, hacer de puente entre el alma y la naturaleza, en su vida y en su historia, es decir poner en juego la imaginación para que lo que nos hace individuos forme parte de la naturaleza.

Al poner la imaginación como una herramienta necesaria para entender su teoria de la belleza, también introduce el placer y la satisfacción del mismo, las cosas bellas deben causar en nosotros un revuelo interno, llamare esto retumbo y con esto quiero decir que todas las cosas que nos parecen bellas retumban en nosotros, nos hacen sentir una concordancia especial con ellas, no son solo bellas por su forma o su perfección matemática, ya que estas cosas podemos conocerlas a la perfección pero no causar en nosotros una admiración especial, son bellas por que causan en nosotros un movimiento interior, que nos da placer y la vez nos permite conocer lo que es bello.

“Una palabra, por ejemplo, es a menudo bella simplemente por virtud de su significado y sus asociaciones; pero a veces esta expresiva belleza es sobreañadida a una cualidad musical de la palabra misma. En toda expresión podemos distinguir, por tanto, dos términos: el primero es el objeto realmente presente, la palabra, la imagen, la cosa expresiva; el segundo es el objeto sugerido, el pensamiento ulterior, la emoción, la imagen evocada, la cosa expresada.”5)

En el caso de la poesía y la literatura puedo expresar la forma como nos expresan la belleza de la siguiente forma:

Existen o existieron ciertos lugares de los cuales se conserva la esencia de su existir en nuestra alma, dejaron una especie de marca que nuestra imaginación utiliza para recrear lugares, que nuestra vida íntima habitó en alguna ocasión y que ahora hacen parte de un pasado que se compone de imágenes que retumban en nuestro corazón y son materia prima para la creación de espacios íntimos subjetivos, o que se utilizan para la objetivación por medio del lenguaje en poesías, que es una expresión del alma. El poeta recrea las imágenes que retumban de un pasado en su alma y las plasma para que otras personas podamos con ellas conquistar nuevos horizontes con nuestra imaginación, lo que recibimos con el retumbo no es una simple imagen, sino la esencia y las sensaciones que las imágenes representan; las imágenes que retumban no están llenas de descripciones, sino de ideas que nos transmiten la intensidad de una imagen poética, en el caso del habitar, la imagen que retumba nos muestra la esencia del verbo habitar, y de esta manera aprendemos sobre ese concepto, nos preguntamos por la forma, el lugar, el tamaño, el color, sólo porque de alguna manera estas propiedades de las imágenes y de los lugares crean impresiones que son usadas por la imaginación poética, en el estudio fenomenológico, el espacio habitado trasciende el espacio geométrico.

En los rincones profundos de nuestro subconsciente, habitamos nuestra alma como un espacio feliz, este espacio es un adentro y un afuera, donde cualquier geometría desaparece entre los “descuartizamientos que hace la imaginación” al espacio y a cualquier intento de descubrir las intrincaciones del lugar del alma por medios matemáticos, es por ello que se hace necesario un análisis que dé paso a la dialéctica del adentro y del afuera, del universo y la casa, de la casa y el morar el alma; en últimas, es una exigencia del ser mismo habitarlo y a la vez salir de la habitación del ser para poder conocerlo; nuestra alma se desplaza del adentro al afuera con la facilidad que la imaginación lo permita, en la dialéctica del alma como morada y como sujeto que mora los lugares oníricos como la casa en función de la ensoñación poética; esta dialéctica hace, que el ser en sí mismo parezca una espiral, que se recorre en diferentes sentidos; de esta manera el ser está adentro y afuera en todo momento, y la ensoñación es para el alma esa posibilidad de recorrer los lugares sin la problemática de una geometría que lo restrinja en la problemática de lo finito; la imaginación poética se extiende hasta la infinitud, pero también puede recogerse en los espacios más íntimos y pequeños posibles, todo con el fin de recoger el alma y despertar la mejor actitud para la creación poética.

Cuando un artista logra crear imágenes que logran retumbar en el alma de quienes leen o observan su obra, puede considerarse esta como bella, podemos ver la obra de arte y entenderla, pero si esta no logra despertar nuestra alma para interiorizar dicha obra, no podremos considerarla bella, es solo con la interiorización de lo que percibimos, y por el placer que esto nos puede generar que luego podremos lanzar al exterior, un juicio de que algo es bello.

Para Santayana, la belleza en la escritura, se da en la medida que quien lee, logre conectarse con el sentido del texto y además esta conexión le genere placer. Y esta conexión nos genere la posibilidad de evocar imágenes propias.


1)
George Santayana. El Sentido de la Belleza. Pagina 27
2)
Ibídem. Pagina 28
3)
Ibídem. Pagina 61
4)
Ibídem. Pagina 205
5)
Ibídem. Pagina 156
  • filosofia/santayana.txt
  • Última modificación: 2014/10/28 20:24
  • por kleper