[[filosofia:poesiafg]]

La poesía de Fernando González.



Tengo como hipótesis para este trabajo, que en la obra de Fernando González se puede encontrar rastros de poesía, se puede ademas asegurar que las obras de este autos obedecen a un tipo de prosa poética, que obedece a la visión que tiene Fernando González del mundo, su obra, llena de metáforas, comparaciones, figuras literarias, que hablan de la vida del hombre, la política, la economía y las muchachas, nos muestran una poesía llena de vida y en movimiento, que se transforma en el transcurrir de su obra, sin embargo, en la obra de Fernando González también encontramos textos con estructura poética, es decir, no es solo prosa poética, extrayendo de su obra y de sus libretas podemos encontrar al rededor de ciento diez paginas de poesía.


“La poesía de Fernando González es robusta, contundente y maciza. Es descarnada, sin adornos. Sus primores son la verdad desnuda, la verdad redonda, la verdad substancial, la verdad en vivencias. Su gala es el sustantivo, no el adjetivo. Su gala es ir al grano, ser medular. Su vida fue el pensar, su poesía fue fruto del pensar. Aunó Fernando el sentir con el pensar.”1)


Soledad2)

 

Sola la casa,

cada vez más sola;

busco en los ojos

compañía.

 

Busco en los ojos

el calor humano.

¡Es triste vivir solo,

irremediablemente solo!

 

Porque sólo existe

en los ojos humanos

el ansia de la especie

por la perpetuidad.

Engañados buscamos en los ojos

alguna promesa de eternidad

y sólo encontramos

el triste deseo.

 

El triste deseo

del sexo ardiente.

Así llegan los niños

a trabajar, para no recordar.

 

Para no recordar

la soledad

y la fatalidad

de la pavesa

en la hoguera.

 

Tranquilo y dominado,

aquí estoy esperando

mi liberación.

En sus textos Fernando González nos hace una invitación a moverse, a caminar, a observar el mundo detenidamente, extrañándose siempre de él y sobre todo de uno mismo. Hay que tomar distancia para poder mirarse y encontrarse a uno mismo y al mundo. Siempre la invitación es no perder la curiosidad que tenemos de niños, que al parecer se desvanece con el tiempo. Los pensamientos de este autor nacen, del atisbar, del despertarse, del estar siempre en movimiento para que las ideas no se estanquen, del pensamiento en constante renovación, del preguntarse insaciable que demuestra Fernando González en el transcurso de su obra.

Atisbar es una idea que se repite en los textos y representa una forma de verse a sí mismo y de ver la vida, las acciones y el desarrollo del individuo. El proceso de hacerse individuo, que es alcanzar la “Intimidad” por medio del “desnudarse”, que es el mismo vivir, y la vida es un viaje, según González un desnudarse indefinido.

En los textos, en su poesía encontramos a un personaje vivo, fuerte, consciente de su realidad inmediata, pasada y futura, un González presente en todo el proceso que ha sido su individuación, un González que se mantiene desnudo y se descubre en una búsqueda metafísica relacionada con la presencia del ser en la vida y la observación constante de la misma.

La poesía es parte del proceso de hacerse humano, es decir es parte del vivir, decir la vida, es lo que hace González y en sus textos encontramos sus pensamientos extensos, sistemáticos, en su poesía encontramos sus sentimientos, sus visiones intimas del mundo.

“Quiero hundirme en mi baño.

Estoy lleno de imágenes.

Quiero reposar mi débil mente

en el alma silenciosa de la noche.”3)

La literatura en general es el resultado de un proceso de interiorización del mundo, por ello los escritores recurren a utilizar todo tipo de figuras literarias para expresar su mundo interior, los textos de Fernando González obedecen a un proceso de meditación grande, que es acompañado por el recorrer el mundo, es un caminante, por eso su pensamiento se mantiene en movimiento. Para vivir, para amar, para ser feliz o para estar triste se debe meditar, en cada día y cada acto de nuestra vida debe estar mediado por una profunda meditación que nos permita tomar las decisiones de las acciones a tomar en el momento que nos encontremos, pero no podemos perdernos en la meditación, esta debe ser de una medida justa que permita movernos en la vida, antes de cada acción una meditación, un aforismo, un poema, un ensayo es el resultado de una meditación.

Los poemas de González nos muestran su sueños, ilusiones y ensoñaciones, muestra su extrañamiento de si y del mundo y por este medio reconoce el potencial que tiene para la vida el soñar, este no debe abandonarse por que es el recurso de la vida misma.

El recordar debe acompañar el sueño, este es alimento para el sueño, recordaremos el pasado como cosas buenas y llenas de felicidad, así el pasado halla estado lleno de terribles momentos tenemos la capacidad de eliminarlos con el propósito de adornar nuestro presente de recuerdos hermosos que permitan que nuestro divagar por la vida sea un poco mas placentera, en la soledad del individuo, en el reconocimiento que estamos solos, está también la aceptación de la diferencia, el reconocer nuestra soledad no implica desconocer la existencia de otros hombres, implica poder conocernos mejor a nosotros mismo separándonos temporalmente del ruido de la sociedad.

LA VOZ

¿Quién me llama

en el silencio de la noche?

¿Cuya es la clara y baja voz

que me critica en el silencio estelar?

No puedo soportar la noche,

ni el resplandor de los relámpagos…

estoy intranquilo en la tierra

como un furtivo ladrón

nocturno.

Una voz me llama a gritos.

¿Por qué apareció dentro de mí

una clara voz clamante

que me susurra y que me urge?

¿A dónde?

¿Hacia dónde me llamas?

Los clamores aumentan en mí

cuando las estrellas vivas

titilan como risueños ojos enigmáticos.

Alguien me llama y me condena.

Una voz me censura.4)

Quiero destacar de la poesía y la obra de Fernando González las dos ideas siguientes:

Ánimo, “El ánimo, esa fuerza desconocida que nos hace amar, creer y desear más o menos intensamente. El ánimo, que no es la inteligencia, sino la fuente del deseo, del entender y del obrar”, González con esta idea hace referencia a la vitalidad, a la fuerza que pongamos en el desarrollo de nuestras actividades, tener fe en algo que nos permita obrar, para González el animo sera el culpable de la actitud que tenemos frente al mundo y este es variable, es decir existen estados de animo que nos ponen en diferentes posiciones frente al mundo. Los estados de animo nos ayudan a ver las cosas del mundo a entenderlas.

El Tiempo, se compone de segundos, de migajas, González hace esta referencia al afán de nuestro tiempo y la celeridad con que vivimos, ya no hay tiempo para pensar y recogerse, para encontrarse a si mismo, el hombre vive en las migajas del tiempo sometido a satisfacer sus necesidades mas inmediatas, esto se ve reflejado en la economía y en la creación de las personalidades de los hombres actuales, el hombre se forma en el afán, en la necesidad de conseguir dinero y poco tiempo queda para el pensamiento y la reflexión que tanto bien hace a los hombres, con la llegada del afán de sobrevivir a las necesidades de cada día desaparece la posibilidad de tener conciencia del devenir ya que aunque se vive en el instante no se es consciente de el, lo que elimina la posibilidad de darnos cuenta de nuestra historia.

González usa las imágenes del tiempo y del ánimo para expresar, criticar y desear, el pasar del hombre por el mundo.

¡Detente tiempo, sucesión!

Ansío la eternidad

de mis bellos instantes

sin desorden.

Pero los momentos del anhelo

son dolorosos

como picadura de insecto.

¡Ven, eternidad bella!

¡Bella y majestuosa imagen

que apenas he vislumbrado

en algunos seres

armoniosos!

Destaco los temas anteriores por ser temas importantes dentro de la obra y también palabras que se repiten en los textos de González, y que de alguna forma trata como ideas básicas de su pensamiento, pero hay otras dos palabras que se aparecen con mayor frecuencia en su poesía, son: Vida y Hombre.

Fernando González, nos habla de la vida, que para el es sinónimo de camino, habla del hombre quien recorre ese camino y es por eso que su obra habla de un hombre que se va haciendo, que va siendo, según el camino que recorre, por eso las analogías con el caminar y con el viaje, los sentimientos de los hombres son su gran preocupación, y son los temas de sus versos.

También la naturaleza, la tierra, el mundo, son sus temas, y es por que el lugar que habita el hombre tiene un gran influencia en su forma de ser y hacer, el hombre es en gran parte por el lugar que habita, de ahí que, invite a la reflexión y el recogimiento del ser y su importancia en el territorio, para tomar conciencia de la problemática social, muestra la importancia de la experiencia de nuestros al rededores ya que enterarnos del movimiento exterior al individuo ayuda al conocimiento de si mismo, la formación del individuo no se da en la oscuridad del ser limitado a si, es necesario salir al mundo como lo hace el autor en su viaje a pie, conocer el territorio y su problemática permite integrarse con el mundo para luego tomar distancia y lograr extrañarse con las cosas del exterior y de si mismo y de esta forma crear un individuo con conciencia de si y del otro

Vuelvo a mis árboles,

sus hojas son más amigas

que los ojos

de los hombres.

Los hombres ansiosos de olvidar

que nada tienen que hacer,

que no hay finalidad

que apague su sed.. 5)

Poema

Aquí hay indicios de un paraíso…

La luz que cae sobre los montículos verdes;

los sonidos que transmite la atmósfera elástica.

Hay indicios del tiempo en que todo se entregaba

al hombre desnudo y trashumante.

Hoy me fui por lo campos lleno de gritos:

Gritaba en mí la culminación fisiológica.

Yo soy demasiado feliz para vivir como juez

pegado a un pedazo de tierra años y años;

yo me iré a recorrer mi casa terrestre

en busca del ser que me creó de barro

y que sopló y animó la estatuilla mugrienta. 6)

Para concluir debo decir que en la obra de Fernando González encontramos una poesía que no toma distancia de si, que con sus versos no se aleja de su vida, ni del contexto en que transcurre su viaje, pero, es por esto mismo que su obra es de gran importancia, por que su personalidad no esta dispersa y podemos encontrar a un autor que vive lo que escribe y escribe lo que vive, en su obra encontramos sus pasiones y sus alegrías, con sus escritos no exhorta a que nos enfrentemos a nosotros mismos, que nos conozcamos y conozcamos el mundo.

Yo me siento muy feliz en la tierra.

el pequeño planeta que está entre Venus y Marte…

No quiero dejar esta densidad y esta temperatura

porque aún soy todo carne y sentidos.

Bendigo el tacto que sigue los contornos de la carne.

Bendigo el olfato que se apodera de los seres

y el oído que escapa de los nubarrones atmosféricos

y el gusto que me proporciona tan buenos instantes. 7)


1)
Tomado de Texto In-edito de Daniel González
2)
Libreta I 1929
3) , 5)
Libreta de 1930
4)
Libreta de 1930.
6) , 7)
Libreta de 1931
  • filosofia/poesiafg.txt
  • Última modificación: 2014/10/28 20:18
  • por kleper