[[filosofia:libertad_kant]]

Diferencias

Muestra las diferencias entre dos versiones de la página.

Enlace a la vista de comparación

Ambos lados, revisión anterior Revisión previa
Próxima revisión
Revisión previa
filosofia:libertad_kant [2007/04/11 21:03]
kleper
filosofia:libertad_kant [2007/05/04 00:00] (actual)
Línea 1: Línea 1:
-¿Cómo es posible la libertad en Kant?+====== ​¿Cómo es posible la libertad en Kant? ====== 
  
  
Línea 39: Línea 40:
  
  
-Conclusiones:​+===== Conclusiones: ​===== 
  
 Si bien Kant, con el imperativo Categórico rescata la autonomía del ser humano relacionada con el respeto a la ley, y el uso de la razón para tomar las decisiones, es claro para él que nuestra condición como seres humanos permite que nos dejemos arrastrar por nuestras inclinaciones y deseos naturales poniendo en juego la razón con el sentimiento y haciendo que el obrar sea contingente a nuestra propia concepción del deber; esto no quiere decir que pensar el imperativo Categórico sea un imposible, pero tampoco puede lograrse cabalmente, este es un ideal, aunque pueden encontrarse problemas como los que señala Onora O'​Neill: ​  ​“Lugar de las inclinaciones. En la literatura secundaria se ha presentado un grupo de críticas serias de la psicología moral de Kant. En particular se dice que Kant exige que actuemos «motivados por el deber» y no por inclinación,​ lo que le lleva a afirmar que la acción que gozamos no puede ser moralmente valiosa. Esta severa interpretación,​ quizás sugerida por vez primera por Schiller, supone numerosas cuestiones difíciles. Por obrar «motivado por el deber», Kant quiere decir sólo que obremos de acuerdo con la máxima del deber y que experimentemos la sensación de «respeto por la ley». Este respeto es una respuesta y no la fuente del valor moral. Es compatible con que la acción concuerde con nuestras inclinaciones naturales y sea objeto de disfrute. De acuerdo con una interpretación,​ el conflicto aparente entre deber e inclinación sólo es de orden epistemológico;​ no podemos saber con seguridad que obramos sólo por deber si falta la inclinación. Según otras interpretaciones,​ la cuestión es más profunda, y conduce a la más grave acusación de que Kant no puede explicar la mala acción.” 4 Al no poder Kant explicar la mala acción puede generar un problema con la libertad y nuestras inclinaciones,​ y la concepción de la libertad puede llevarnos a cometer actos terribles en contra de nosotros mismos y de las demás personas, podríamos incurrir en usar la autonomía de la voluntad de forma negativa; aunque esto según Kant, no pasaría si siguiéramos la ley moral como directora del obrar, ya que Kant nos dice que el hombre es bueno por naturaleza y tiene esa sensación constante dentro de sí, de esta forma las acciones negativas no tendrían cabida ​ en las obras de los seres autónomos que se guían por su propia razón en el sentido de la Ley moral Kantiana. Si bien Kant, con el imperativo Categórico rescata la autonomía del ser humano relacionada con el respeto a la ley, y el uso de la razón para tomar las decisiones, es claro para él que nuestra condición como seres humanos permite que nos dejemos arrastrar por nuestras inclinaciones y deseos naturales poniendo en juego la razón con el sentimiento y haciendo que el obrar sea contingente a nuestra propia concepción del deber; esto no quiere decir que pensar el imperativo Categórico sea un imposible, pero tampoco puede lograrse cabalmente, este es un ideal, aunque pueden encontrarse problemas como los que señala Onora O'​Neill: ​  ​“Lugar de las inclinaciones. En la literatura secundaria se ha presentado un grupo de críticas serias de la psicología moral de Kant. En particular se dice que Kant exige que actuemos «motivados por el deber» y no por inclinación,​ lo que le lleva a afirmar que la acción que gozamos no puede ser moralmente valiosa. Esta severa interpretación,​ quizás sugerida por vez primera por Schiller, supone numerosas cuestiones difíciles. Por obrar «motivado por el deber», Kant quiere decir sólo que obremos de acuerdo con la máxima del deber y que experimentemos la sensación de «respeto por la ley». Este respeto es una respuesta y no la fuente del valor moral. Es compatible con que la acción concuerde con nuestras inclinaciones naturales y sea objeto de disfrute. De acuerdo con una interpretación,​ el conflicto aparente entre deber e inclinación sólo es de orden epistemológico;​ no podemos saber con seguridad que obramos sólo por deber si falta la inclinación. Según otras interpretaciones,​ la cuestión es más profunda, y conduce a la más grave acusación de que Kant no puede explicar la mala acción.” 4 Al no poder Kant explicar la mala acción puede generar un problema con la libertad y nuestras inclinaciones,​ y la concepción de la libertad puede llevarnos a cometer actos terribles en contra de nosotros mismos y de las demás personas, podríamos incurrir en usar la autonomía de la voluntad de forma negativa; aunque esto según Kant, no pasaría si siguiéramos la ley moral como directora del obrar, ya que Kant nos dice que el hombre es bueno por naturaleza y tiene esa sensación constante dentro de sí, de esta forma las acciones negativas no tendrían cabida ​ en las obras de los seres autónomos que se guían por su propia razón en el sentido de la Ley moral Kantiana.
Línea 49: Línea 51:
  
  
-Bibliografía+===== Bibliografía ​===== 
  
  
  • filosofia/libertad_kant.1176350631.txt.gz
  • Última modificación: 2007/05/04 00:00
  • (editor externo)