[[filosofia:herazo]]

Hector Rojas Herazo - La pregunta por el hombre.

“Somos un corazón y dos espadas,

una puerta sin goznes,

un ruido iluminado que se pudre.”1)

Héctor Rojas Herazo, un Artista Colombiano, que alternaba entre la pintura, la poesía, la prosa y el periodismo, esto hace de él un personaje bastante especial, su obra tiene como inspiración su infancia, y la ensoñación que de las diferentes partes de ella que imprimieron en su alma imágenes que ira utilizando recurrentemente en toda su obra, su poesía, sus pinturas, sus novelas, sus ensayos están conectados entre sí, y por eso al principio de este párrafo en vez de poeta o escritor utilice la categoría general de Artista, y sin exagerar o hacer apología uno de los grandes artistas colombianos del siglo XX.

Pese a que su obra trata de algunos temas religiosos, pero mas que una reivindicación de lo religiosos es una escisión de ello, el resultado de sentirse abandonado por dios en la tierra y tener la necesidad de buscar la forma de ser su propio dios en el sentido de ser hombre-dueño de su propia vida. Rojas Herazo, habla desde su tierra, es el recuerdo transformando, de donde saca toda su obra, pero transforma esos recuerdos de forma que universaliza los lugares, y de esa forma explora diferentes formas de escritura que me permiten catalogarlo como un artista autentico, que a pesar de todas sus influencias, de temas que tratan muchos escritores, es desde su subjetividad, de su contexto de donde sale una voz propia y autentica.

Su obra poética en general es a la vez un encuentro y una serie de preguntas por El Hombre, las vivencia, el cuerpo, la muerte, la sangre, el deseo, la soledad, el sexo, entre otros temas netamente humanos llenan su obra sin pudores ni tapujos extraños y por medio de estos temas expone su proceso de individuación, y la forma como ha ido construyendo su idea de hombre, que es el tema de este trabajo.

Hector Rojas Herazo, en su poesía realiza diferentes preguntas por la condición humana y su forma de estar en el mundo, en el poema el “Tránsito de Caín” Herazo se acerca al primer hijo, se pone su piel, y empieza desde allí a tratar de responder dichas preguntas y nos presenta un hombre arrojado a la tierra y abandonado a su suerte, el cuerpo, el territorio, y la infancia serán parte fundamental de este hombre que Herazo nos presentara en su obra.

En uno de sus poemas, Rojas Herazo, lanza una sentencia que que es de alguna forma el estado desde donde se puede partir para responder la pregunta por el hombre en su poesía, “(…) por siempre sollozando pero vivo (…)”2), un verso lacónico, y algo nihilista que habla de un hombre que a pesar de estar arrojado al mundo, vive, sigue viviendo a pesar de todo, del destierro, de las dolencias del cuerpo y del alma.

Para el poeta la vida como la poesía es algo que se padece y pesa, el cuerpo es el fiel representante de eso, por eso uno de los temas principales para responder por el hombre es hablar del cuerpo, de la vida y la salud de este, el cuerpo también como un traje que se pone o nos ponen que encierra el alma, el poeta los dice en cantinela del desterrado, “Me pusieron mi ropaje de viseras / y luego me dijeron: / camina, escucha, dura, / ganarás la lumbre de cada día con el sudor de tu alma.” En los poemas de Herazo, el cuerpo sangra, se lacera, nace, muere, sufre las pasiones y las necesidades del sexo, pero el poeta no ve el cuerpo separado del Alma, a pesar de ser el cuerpo un traje para el Alma, los dos son complemento, forman el hombre y este es solo posible de esta forma, el hombre necesita de algo que se vaya pudriendo en su proceso de construcción, y es de esta forma como nos haremos conciencia de las limitaciones del cuerpo, de su inevitable final.

La muerte se presenta en la poesía de Herazo, como finalidad, y no como fatalidad, para ser hombre es necesario tener conciencia de la muerte, no temerla, aceptarla y entenderla como parte necesaria de la vida, Herazo no busca conquistar la muerte ni enfrentarse a ella, existe una relación inevitable entre el cuerpo, el alma y la muerte, como destino de la vida del hombre existe el limite y entender esta tragedia es necesario para poder vivir, la vida seria insoportable sin entender la necesidad de limite y temiendole a la muerte, su poesía como dice Garcia Marquez es un intento de “resistir la diaria embestida de la muerte”.

La resistencia a la muerte de la que se habla en la poesía de Herazo, se refiere a la aceptación de la misma como ya se había dicho anteriormente, pero es necesario resaltar esta forma de entender la muerte respecto al vivir, ya que uno de los temas principales de la poesía de Herazo es el vivir, hablar de la muertes es solo una consecuencia de la vida, al poeta le interesa la problemática general de la vida del hombre y todo lo que esta relacionado con ella, desde lo espiritual hasta lo mundano, lo bueno lo malo, lo grotesco y lo bello, y el territorio, este ultimo tópico de la vida del hombre juega un papel esencial en la pregunta por el hombre, es necesario conocer, preguntarse y reconocer el territorio asociado a la existencia de cada hombre para poder ser y definir una identidad propia, Herazo hace énfasis en eso en su obra, cuando menciona lugares, la casa vieja de la abuela, el mar entre otras muchas referencias de lugares y espacios, el poeta expone este tema en el siguiente verso: “Este es el hombre, ¡al fin!, la tierra humana, / la dura geografía del castigo.”3).

Debo decir entonces que el hombre es en relación con su territorio, es imposible que la formación de la personalidad, que el desarrollo de los eventos de la vida se den aislados y sin conciencia de en que lugar se esta, la formación de la personalidad esta íntimamente relacionada con el territorio de la infancia y la forma como se relaciona con ella, los recuerdos de los juegos de niño, de los escondites, los rincones de la casa de la infancia son herramientas que el poeta esta todo el tiempo utilizando en sus ensoñaciones poéticas, como el siguiente verso, “Un hombre es una escalera y su sigilo, / su mano sosteniendo dos pantuflas, / un hombre es una garra con mil uñas.”.4)

La pregunta por el hombre, en Rojas Herazo, se responde por medio de las vivencias propias, el único método posible para hablar del hombre es responder por la subjetividad misma y es lo que hace el autor en su obra, el poeta responde con su cuerpo, con sus heridas profundas y con sus alegrías mas sinceras, lo que parece contradicción en su obras no es mas que el hombre recorriendo cada uno de los avatares de la vida, los altos y bajos a los que esta sometido en su viaje, y el final del viaje Herazo lo expresa de la siguiente forma, “Y me voy a morir – tú bien / lo sabes – / a morirme de barrio bien usado, a morirme de risa repentina, / de risa de estar vivo como un hombre.”5)

Héctor Rojas en sus poemas muestra al hombre como un ser estrechamente relacionado con la naturaleza, sus ciclos vitales están ligados; además hace un fuerte énfasis en los cambios del ser humano, la transición de la niñez a la adultez. Se muestra como un ser arrojado a la tierra por dios, y muestra de parte de este una especie de abandono, el hombre encargado de su propia suerte, debe transitar por el mundo, destinado a padecimientos y alegrías que serán su camino para hacerlo hombre y prepararle para la muerte.

Siempre liga al hombre a su entorno, no está solo, está rodeado de la naturaleza y de su familia, con los que se relaciona y con los que trata de llegar a su camino. Rojas siempre ve al hombre como un ser que constantemente está buscando el sentido de su existencia, trata de cumplir los ciclos vitales, nacer, crecer para luego morir, a pesar de hacer alusión a una presencia divina, de un dios, éste está visto como una figura humana, como un ser alcanzable y no como una divinidad celestial.

El hombre para este autor es un niño que por medio de la búsqueda constante de su ser, de entender sus sentimientos, su naturaleza y su relación con el territorio ira construyendo lentamente una idea de hombre dueño de si mismo, responsable de su propia existencia y de la relación que tiene con otros hombres, en la poesía de Herazo, el hombre es un ser suelto, es decir que no responde a la divinidad ni de pende de esta para ser, el es dueño de su vida y responsable de cada aspecto de la misma y por ello eso es una exigencia muy fuerte ya que implica ser consciente de cada aspecto de la vida, como el cuerpo, el alma, el territorio y los otros.

Bibliografía.

Rojas Herazo, Héctor (2004). Poesía rescatada, obra poética 1938-1995. Bogotá: Instituto Caro y Cuervo.

Rojas Herazo, Héctor, Obra periodística (1940-1970). Tomo I: Vigilia de las lámparas. Tomo II: La magnitud de la ofrenda Medellín, Fondo Editorial Eafit, 2003


1) , 4)
Medusa y el huésped. Los salmos de satanás.
2)
Transito de Cain. Creatura encendida.
3)
Desde la luz preguntan por nosotros. Noticia desde el hombre.
5)
Medusa y el huésped. Espina para clavar en tus sienes.
  • filosofia/herazo.txt
  • Última modificación: 2014/10/28 20:35
  • por kleper